CocinaSalados

Tortilla de patatas

Hay algo más rico que unos huevos fritos con chorizo o una buena y jugosa tortilla de patatas?

Os diré que siempre que organizo algo en casa  mis amigas inglesas solo quieren que les prepare tortilla de patatas y croquetas. Se vuelven locas, les encanta!!!

La verdad es que no me extraña, la tortilla bien hecha es de las cosas más ricas del mundo.

Hoy os dejo mi receta, sale muy  jugosa. Eso sí, lleva cebolla, para mí es fundamental!

Antes de empezar con la receta os dejo esta información sobre las patatas que creo que os puede interesar. ( inf del Comidista)

 

Patatas semitardías o de estación

Las que se recogen en el momento óptimo de su maduración, entre junio y finales de verano. Son las más versátiles ya que por lo general su contenido en almidón y humedad está en un término medio: si necesitas una ‘patata para todo’, escoge las recogidas en este momento. Ligeramente más grandes y secas que las patatas nuevas, las semitardías se conservan mejor.

Patatas viejas o tardías

Tradicionalmente fueron las patatas que se recolectaban durante el otoño, después de dejarlas enterradas durante semanas para que su piel se endureciera. Así ‘curadas’, se podían almacenar luego durante meses para comerlas a lo largo del invierno. Son grandes, de piel gruesa, oscura y ligeramente arrugada, cubierta generalmente con algo de tierra para preservar el tubérculo de la acción de la luz. Su carne amarillenta tiene un sabor más complejo y una alta proporción de almidón, así que son idóneas para guisar ya que engordan las salsas y absorben mejor los sabores. También son mejores para hacer cremas y purés.

El problema es que cada vez hay más patatas de conservación, almacenadas en frío durante meses y tratadas para que no maduren o germinen. Estas patatas con lavado de cara pueden tener una apariencia parecida a la de las nuevas cuando en realidad son patatas viejas de la temporada anterior, así que ten cuidado y mira siempre la fecha de recolección en el etiquetado.

LAS VARIEDADES MÁS COMUNES

Monalisa

Patata Monalisa

La patata más vendida, la reina actual de las fruterías. Son atractivas visualmente, de forma regular y además las más versátiles del mercado. Sirven lo mismo para un roto que para un descosido: fritas (absorben poco aceite), cocidas (no se rompen) o asadas.

Kennebec

Patata Kennebec

A esta variedad pertenecen las patatas con indicación geográfica protegida como la PATATA DE GALICIA y las catalanas PATATAS DE PRADES .Sirven un poco para todo, y tienen un sabor más desarrollado que las Monalisa. Especialmente indicadas para cocer, asar o utilizar en guisos.

Spunta

Spunta

También se apunta a todo. Es una patata semitardía, de forma alargada y sabor suave. Aunque toca un poco todos los palos, es especialista en cocciones y ensaladas. La más habitual en los mercados del norte de España.

Agria

Patata agria

De carne amarilla, es la reina de la fritura. Por fuera se parece bastante a la Kennebec, aunque más oscura y alargada. De carne compacta y con pocos azúcares, sirve para hacer las patatas fritas perfectas, crujientes por fuera y tiernas por dentro. Pueden tener más usos pero para cocer no son muy recomendables.

Red Pontiac

 

Patata Red Pontiac

Rojas como la grana por fuera pero blancas por dentro, las Red Pontiac perfectas para cocer y guisar gracias a su textura harinosa. Es la que mejor aguanta la refrigeración.

Para freír

Aquí depende un poco de tus gustos. Si quieres obtener una patata frita crujiente, necesitas optar por las patatas nuevas, con menos almidón. Si te gustan doradas y un tanto blandas, mejor las semitardías. En cuanto a variedades concretas, las mejores son la Agria y Spunta, además de otras menos conocidas como la Baraka, Nagore, Caesar o Bintje.

Patatas para cocer

 Spunta, Red Pontiac, Kennebec (por algo la usan para los cachelos), Monalisa, o si las encontráis, Jaerla y Desirée.

Patatas para tortilla

 Dan muy buenos resultados la Monalisa de Álava y la Kennebec.

Tortilla de patatas
Serves 6
Print
Prep Time
15 min
Cook Time
40 min
Prep Time
15 min
Cook Time
40 min
Ingredients
  1. Para una tortilla de 22 cm aprox.
  2. 1.300 g patatas gallegas o Monalisa
  3. 10 huevos
  4. 1 cebolla grande picada
  5. sal
  6. 1 litro aceite de oliva 0.4.( es importante que las patatas tengan abundante aceite)
Instructions
  1. Para preparar la tortilla lo primero que debemos hacer es pelar las patatas y lavarlas muy bien.
  2. Cortar la patata en trozos no muy finos y no muy grandes.
  3. Disponer en una sartén honda todo el aceite, dejar templar al fuego y cuando tenga temperatura ( 175ºC aprox) añadir toda la patata. Subir el fuego y dejar 5 minutos, añadir la cebolla muy picada y bajar un poco el fuego.
  4. En este momento mover la patata con ayuda de una espumadera y mezclar muy bien con la cebolla.
  5. Dejar cocer la patata a fuego medio, que el aceite no deje de hervir pero tranquilamente. De vez en cuando mover la patata para que toda se haga por igual. Tardará unos 30 minutos en hacerse.
  6. 5 minutos antes de retirar la patata del fuego añadir la sal fina.
  7. Escurrir la patata sobre un escurridor.
  8. Mientras tanto batir con la varilla de mano los 10 huevos, añadir una pizca de sal y cuando las patatas hayan perdido calor añadirlas al huevo y mezclar muy bien.
  9. Poner a punto de sal si fuera necesario y dejar reposar 5 minutos antes de hacer la tortilla.
  10. En una sartén de 22-24 cm de diámetro verter aceite del que usamos para hacer la tortilla. Calentarlo muy bien a fuego fuerte. Bajar el fuego, retirar el aceite y verter las patatas con el huevo, mover al fuego y ya darle la forma y no la toquéis más. Con el fuego a medio gas dejar cuajar con tranquilidad la tortilla, 4 minutos aprox por un lado, darle la vuelta y 3 minutos aprox por el otro lado.
  11. Deberá estar bien cuajada pero no seca y con un bonito color dorado.
Catering Iria Castro http://www.iriacastro.com/

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.